Efemérides Venezolanas
Efemérides Venezolanas
Domingo, 10 de Diciembre de 2017
P√°gina de Espiritualidad
[P u b l i c i d a d]
Documentos 24 entradas
Biografías 7 entradas
Noticias  
Contacto  
Buscador  
1925 2 entradas
1911 3 entradas
1892 2 entradas
2013 27 entradas
1652 1 entradas
1811 7 entradas
[Ver todas las entradas]

Luisa C√°ceres de Arismendi

   

(Miércoles, 25 de Septiembre de 1799)

Luisa C√°ceres de Arismendi

Entre las mujeres que representan tanto a la heroína de extraordinario relieve como a la mujer del hogar que anima con su ejemplo a su esposo y a cuantos saben de su valor cívico y alta calidad moral, está Luisa Cáceres de Arismendi. Su respuesta al jefe español Urreiztieta, en momentos en que está prisionera en las bóvedas del Castillo de Santa Rosa, en La Asunción y espera el nacimiento de un hijo, es el mejor retrato moral de su personalidad, la más elocuente definición de su papel, en la historia de Venezuela: "Jamás lograréis -dijo Luisa Cáceres- que aconseje a mi esposo a faltar a sus deberes."

Luisa Cáceres nació en Caracas en el 25 de Septiembre de 1799 y murió en la misma ciudad el 28 de Junio de 1866. Su padre, José Domingo Cáceres, era una personalidad representativa de la cultura caraqueña de su tiempo: latinista, gramático, historiador y pedagogo. Y tuvo por esposa a doña Carmen Díaz.

El autor de la primera biografía que se escribió sobre Luisa Cáceres, don Mariano Briceño, recuerda que iniciándose el año de 1814, Luisa Cáceres que acababa de cumplir quince años empezó a figurar en los grupos sociales de la clase social a que pertenecía y de Inmediato se distinguió porque "en su cuerpo competían lo acabado de sus formas con la sencilla gentileza de su porte, y a las bellas facciones de su rostro daban expresión particular la pureza de su alma y los cándidos Pensamientos de su Infancia."

Recuerda asimismo Mariano Briceño que en las fiestas de Nochebuena de 1813, presentados Por José Félix Ribas se conocieron Juan Bautista Arismendi y Luisa Cáceres Díaz. Arismendi quedó profundamente impresionado por los encantos Personales, la Inteligencia y personalidad de la Joven. Arismendi era viudo de doña María del Rosario Irala. Las necesidades de la guerra obligan al General Arismendi a marcharse a la Isla de Margarita en donde reclamaban con urgencia de su presencia directoria.(...) Los Cáceres logran llegar ante la amenaza de Boves que sitia la ciudad, huyen a la Isla de Margarita donde Juan Bautista Arismendi los recibe con alegría y el 4 de diciembre de 1814 celebra su matrimonio con Luisa Cáceres.

Pocas semanas más tarde, comenzando el año de 1815, el General Arismendi asume las funciones de Gobernador Provincial de Margarita. Muy Pronto se altera la paz de la Isla con la llegada de la poderosa expedición que a bordo de una escuadra naval trae el General español Pablo Morillo. Arismendi decide iniciar la resistencia al invasor monárquico y se atrinchera, junto con su esposa, en la Parte norte de Margarita. Ante su empecinamiento patriota, insobornable frente a las tentaciones y amenazas, Arismendi rechaza o elude las proposiciones del jefe español Cobián a quien se le ha confiado el control del norte de la isla. Y el 24 de septiembre, cobián ordena la prisión de Luisa Cáceres de Arismendi que es conducida, primero a La Asunción donde se le señala la casa de la familia Anés por cárcel, mientras todos los bienes de Arismendi son confiscados. Días más tarde es encerrada en las bóvedas del Castillo de Santa Rosa.

Eduardo Blanco, el insigne autor de "Venezuela Heroica" recuerda la vida de Luisa Cáceres de Arismendi en la prisión: "Gimiendo prisionera en los calabozos de la fortaleza de Santa Rosa, en La Asunción, maltratada con salvaje furor, aquella criatura angelical, abandonada a los ultrajes de sus verdugos, sin más amparo que la enérgica austeridad de la virtud, eleva a Dios su alma y resiste con suprema energía como las mártires cristianas, las horas espantosas de su largo suplicio, sintiendo palpitar en su seno la inocente criatura como ella condenada a expiar el heroísmo del caudillo insular. A las frecuentes intimidaciones del jefe español Urreiztieta, llenas de encono y amenazas, para que alcance del General Arismendi el sometimiento de la isla, contesta siempre con heroísmo: «Jamás lograréis de mí que le aconseje faltar a sus deberes»." Recuerdan sus biógrafos que "algunos éxitos militares de Arismendi le permitieron en esos mismos días, hacer prisioneros a varios jefes españoles y entre ellos al Comandante Cobián, jefe del Castillo de Santa Rosa en donde estaba prisionera Luisa Cáceres. El comando español le propuso al jefe patriota el canje de su esposa por Cobián y otros prisioneros españoles. "Diga usted al jefe español que sin Patria no quiero esposa", respondió Arismendi.

Luisa Cáceres dio a luz en su celda de prisionera en el Castillo margariteño una niña que nació muerta, "a causa seguramente de los malos tratos que durante todo su embarazo recibió su madre". Semanas más tarde, Luisa Cáceres es trasladada a La Guaira y después de permanecer, durante varias semanas, recluida y vigilada estrechamente en el Convento de la Concepción en Caracas la devuelven a La Guaira para ser encerrada en las terribles bóvedas del puerto. Recuerda Briceño que en 1816, fue embarcada en unión de otros prisioneros patriotas a bordo del barco "El Pópulo" con destino a España, pero un buque corsario norteamericano apresó la nave y sus pasajeros-prisioneros fueron desembarcados en las islas Azores. El término final de esta odisea fue Cádiz adonde llegó la heroína en enero de 1817. Un nuevo gesto de su firmeza republicana pone en evidencia el temple de su personalidad, pues las autoridades españolas le ofrecen libertad plena si firma un acta renunciando a sus ideas de independencia y república. La respuesta de la venezolana es la misma que tuvo cuando estaba prisionera y embarazada, en las bóvedas del Castillo de Margarita: no renuncio a mis deberes. Finalmente con la valiosa intervención de un amigo inglés y de Francisco Carabaño logra evadirse de España para viajar a los Estados Unidos. Llega a Filadelfia en mayo de 1818. Y después de recibir noticias de su esposo victorioso regresa a Margarita en julio del mismo año 1818, siendo recibida con el justo homenaje de un pueblo que la veía como un símbolo de fe, de valentía, como una lección viva. Como la Patria encarnada en una mujer.

Luisa C√°ceres de Arismendi

 

A lo largo del resto de su vida mantuvo esa justa preeminencia de máxima heroína, de fundadora de la patria, atenta a intervenir en los grandes acontecimientos con su presencia, su influencia y su palabra acatada y respetada. En junio de 1866, a la edad de sesenta y siete años, murió en Caracas. La República agradecida le acordó los honores del Panteón Nacional a sus restos y numerosas instituciones, plazas y monumentos perpetúan su nombre ejemplar.

[VOLVER]



[Compartir en Facebook]

[Enlace Permanente]

© ® 2000-2017 EfeméridesVenezolanas.com
Enero || Febrero || Marzo || Abril || Mayo || Junio || Julio || Agosto || Septiembre || Octubre || Noviembre || Diciembre
Inicio || Documentos || Biografias || Noticias || Buscador || Contacto