Efemérides Venezolanas
Efemérides Venezolanas
Martes, 24 de Octubre de 2017
Wolfgang Wagner Webmaster
[P u b l i c i d a d]
Documentos 24 entradas
Biografías 7 entradas
Noticias  
Contacto  
Buscador  
1870 4 entradas
1750 1 entradas
1506 1 entradas
1908 4 entradas
1946 4 entradas
1911 3 entradas
[Ver todas las entradas]

Leonardo De Vinci: Leonardo y Maquiavelo

   

En Florencia, Leonardo encontrón Nicolás Maquiavelo. Éste era por entonces secretario de la República y amigo del confaloniero Soderini. Dado su entusiasmo por el talento, fue seguramente él quien estimuló oficialmente uno de los proyectos más audaces de Leonardo: la desviación del Arno, concebida para perjudicar al enemigo pisano. A este programa fáustico se agrega un proyecto para construir un canal desde Florencia hasta el mar, que habría permitido la regulación de las crecidas del Arno mediante el desagüe de las partes bajas del valle y la instalación de motores hidráulicos. En agosto de 1504, después de un año de discusiones, el Consejo aprobó el proyecto de canalización. Se emplearon en él dos mil hombres, pero su realización se detuvo por errores de nivelación.

Probablemente se debió a la amistad de Maquiavelo el encargo a Leonardo de un gran fresco histórico para la Sala del Consejo del Palacio de la Señoría. Se estipulé que el tema debía ser conmemorativo, pero se dejó a la discreción del artista la elección del asunto. Leonardo eligió la victoria obtenida contra Pisa en la batalla de Anghiari, en 1441. Miguel Angel, a quien se le encargó la decoración del muro opuesto, eligió la de las Granjas. Así los dos más grandes artistas florentinos eran rivales en una contienda pública. La Batalla de Anghiari adquirió de pronto una importancia decisiva para la gloria de Leonardo, y se piensa que las condiciones del encargo despertaron el orgullo florentino en este hombre por lo común indiferente a los conformismos regionales y parroquiales. Acudían en tropel a su imaginación proyectos de batallas. Hallamos un eco de esto en la siguiente descripción insistente y precisa del primer esbozo del Tratado, de 1490: "Harás a los vencidos y derrotados, pálidos, con las cejas en alto, y sus heridas, o la carne que queda sobre ellas, llenas de dolorosas rugosidades ... Harás hombres muertos, algunos cubiertos de pólvora a medias, otros totalmente ... Podría ... verse a algún herido caer a tierra, cubrirse con su escudo, y al enemigo inclinarse hacia abajo pugnando por darle muerte."

Leonardo había estudiado el desarrollo de la batalla. Trató primero de incluir muchas fases, en una gran composición narrativa. El combate decisivo por la conquista del estandarte se había producido sobre un puente; y debía constituir el centro de la composición. Leonardo se concentró finalmente en el asunto fundamental, que animó con el tema de los caballos alzados de la Adoración de los Reyes Magos. Este grupo de cuatro caballeros empeñados con paroxismo estático en una feroz contienda se convirtió, desde Rafael hasta Delacroix, en el modelo ideal de las escenas de guerra. Si bien la "copia" de Rubens no fue realizada según el original sino más bien siguiendo el cartón, es considerada comúnmente como la mejor interpretación de la obra de Leonardo. No se trata ya del suceso histórico de la batalla de Anghiari. Ningún detalle permite situar la acción, y los vencedores no se distinguen de los vencidos. Es la "batalla" en sí, como desencadenante de fuerzas incontroladas, de un furor salvaje que se apodera por igual de hombres y bestias. El furor, representado como instinto universal, es analizado con la misma minuciosidad en el rostro de los hombres que en el de los animales. Toda la experiencia de Leonardo está puesta en esta composición. El proyecto se basa en sus temas favoritos: la anatomía del caballo, la caricatura, la analogía de los organismos humanos y animales, que se encuentran también en las especulaciones de los humanistas de Careggi. "Leonardo se dedicó intensamente a las furiosas luchas de las especies animales; gustaba reflejar en ellas las convulsiones de la humanidad ... y parece haber puesto en esta analogía todo su horror por las pasiones crueles. Describe la fascinación que presentan en la evocación literaria del combate ecuestre, confiriendo a los caballos la tensión fisonómica de los combatientes: "Las ventanas de las narices se abrirán en arco desde los ollares hasta el nacimiento del ojo. Los labios alzados dejarán ver los dientes superiores. Los dientes estarán separados para expresar el arito de desesperación." "La Batalla de Anghiari fue justamente la ocasión para exponer la monstruosa contienda en la que el furor del hombre halla su eco preciso en la mueca del animal" (A. C.). La misma suerte espera a los dos maestros rivales: ninguno de ellos llevará a término su proyecto. Miguel Angel no pasó de la etapa del cartón. En cuanto a Leonardo, se había empecinado en experimentar con una nueva manera de pintar sobre las paredes que tuvo resultados desastrosos. Luego, respondiendo al llamado del rey de Francia, partió para Milán, mientras que Miguel Angel se puso al servicio del Papa. Pero los dos cartones seguirán siendo objeto de la curiosidad de los artistas, y este conjunto único de talentos será durante largo tiempo "la escuela del mundo", según palabras de Cellini.

[La Mona Lisa] [Listado] [El Cuerpo es una Máquina]


[Compartir en Facebook]

[Enlace Permanente]

© ® 2000-2017 EfeméridesVenezolanas.com
Enero || Febrero || Marzo || Abril || Mayo || Junio || Julio || Agosto || Septiembre || Octubre || Noviembre || Diciembre
Inicio || Documentos || Biografias || Noticias || Buscador || Contacto