Efemérides Venezolanas
Efemérides Venezolanas
Viernes, 23 de Junio de 2017
Página de Espiritualidad
[P u b l i c i d a d]
Documentos 24 entradas
Biografías 7 entradas
Noticias  
Contacto  
Buscador  
1925 2 entradas
2011 1 entradas
2000 10 entradas
1951 2 entradas
1905 4 entradas
1810 6 entradas
[Ver todas las entradas]

Gandhi Mohandas Karamchand: La Conferencia

   

LA CONFERENCIA DE LA "MESA REDONDA"

Los ingleses trataron en un principio de reaccionar haciendo que la policía cargara contra los manifestantes y arrestara a los violadores de la ley. Entre los primeros arrestados estuvo Jawaharlal Nehru. Gandhi fue arrestado la noche del 4 al 5 de mayo. Sin preaviso, se realizó un solemne hartal de protesta en toda la India. Desaparecido Gandhi, su mujer asumió la dirección de la campaña. También ella fue arrestada. Pero a medida que los jefes designados de antemano eran arrestados, jefes locales improvisados brotaban de todas partes. A fines de octubre los arrestados por motivos políticos eran 23.000. En diciembre, casi 50.000.

Entre tanto, pocas semanas después del arresto de Gandhi, la Comisión Simon había publicado su informe, que concluía con la recomendación de abolir el sistema diárquico y de crear gobiernos indios responsables ante las asambleas legislativas de las provincias aunque, manteniendo en el centro, un ejecutivo fuerte controlado por el Gobierno Británico. Para discutir estas recomendaciones y trazar los lineamientos generales de una nueva constitución, el primer ministro MacDonald convocó en Londres una Conferencia de "Mesa Redonda" e invitó a participar en ella a los representantes de las diversas comunidades, grupos, partidos políticos y príncipes indios. El Congreso rechazó la oferta, por lo cual la Conferencia fue estéril, en ausencia del principal interlocutor del Gobierno Británico. Este intentó entonces efectuar un acercamiento. El 25 de enero de 1931 liberó sin condiciones a Gandhi y a los otros miembros del Ejecutivo del Congreso. Al término de una serie de conversaciones en Nueva Delhi entre el Virrey y Gandhi, durante febrero-marzo de 1931, se llegó a un acuerdo llamado "pacto Irwin-Gandhi", por el cual el Gobierno Británico modificaba las leyes sobre el monopolio de la sal, liberaba a los detenidos políticos y rescindía las ordenanzas especiales y los procedimientos pendientes, mientras el Congreso -a cambio de esto- aceptaba participar en la Conferencia de la "Mesa Redonda". Así, ésta pudo reiniciarse en septiembre con la presencia de una delegación del Congreso encabezada por Gandhi.

Las discusiones duraron hasta el 19 de diciembre. Se llegó a un acuerdo muy vago sobre los lineamientos generales de una nueva constitución; pero no fue posible formular un proyecto concreto por el desacuerdo entre Gandhi y los representantes de las comunidades minoritarias indias, en particular los musulmanes y los "intocables", que exigían electorados separados con la reserva de una cuota de puestos en las asambleas legislativas. Gandhi reafirmó, en cambio, el derecho del Congreso a representar a toda la nación. En particular, se oponía a la creación de electorados separados para los "intocables", porque, como dijo en un apasionado discurso, "ello significaría el reconocimiento oficial y la perpetuación de una institución vergonzosa.

Yo no sacrificaría los intereses de los "intocables" ni siquiera a la libertad de la India ... No queremos que los "intocables" sean considerados como una comunidad. Los sikhs pueden seguir siendo siempre una comunidad, al igual que los musulmanes y los angloindios. Pero, ¿pueden los "intocables" seguir siendo siempre intocables? Antes quisiera ver morir el hinduísmo que sobrevivir a la "intocabilidad" ... Debo declarar que si fuese el único en resistir, lo haría a costa de mi vida".

A la vuelta, Gandhi se detuvo primero en Villeneuve, en Suiza, donde fue huésped de su amigo y biógrafo Romain Rolland, y luego en Roma. Mussolini, que tomaba a Gandhi por un jefe de tribu cualquiera, enemigo de los ingleses, insistió en que fuera huésped del Gobierno Italiano. Pero Gandhi prefirió alojarse en lo de un amigo de Romain Rolland. El día de su llegada fue recibido por el Duce, quien trató de impresionarlo recibiéndolo en una sala cubierta de armas y de mosqueteros que, a su paso, presentaban los puñales. El resultado, naturalmente, fue desastroso. Después de diez minutos Gandhi escapó disgustado. "Tiene los ojos de un gato -dijo más tarde- y los hace girar incesantemente en todas direcciones para fascinar y aterrar a su interlocutor. Pero no me dejé aterrar". No tuvo mayor éxito un desfile de "balillas mosqueteros" al que Gandhi fue invitado y donde lo recibieron con salvas de cañones. Mussolini, con el tacto que lo caracterizaba, había preparado un recibimiento apropiado para el apóstol de la no-violencia. Mayor sensibilidad demostró la princesa María de Saboya, quien quiso visitarlo y le llevó una cesta de higos, que él agradeció mucho. Un día después de su partida el "Giornale d'Italia" publicó una entrevista con Gandhi que éste nunca pensó siquiera en conceder.

Desembarcó en Bombay el 28 de diciembre; dos días antes el Gobierno de la India había hecho arrestar a Nehru y a otros jefes del Congreso. El fracaso de la Conferencia de Londres y otras circunstancias, entre ellas la repercusión en la India de la gran crisis económica, determinaron la reiniciación de la agitación. Las últimas declaraciones de Gandhi antes de partir hacían prever la continuación del movimiento de no-cooperación.

Esta vez el Gobierno Británico estaba decidido a intervenir con presteza. Después de un infructuoso cambio de cartas con el Virrey, Gandhi proclamó el 3 de enero de 1932 la reiniciación de la desobediencia civil. Veinticuatro horas después fue arrestado, junto con su lugarteniente V. Papel, y encerrado en la cárcel de Yeravada.

Esta vez Gandhi no dejó de luchar, ni siquiera en la cárcel. Se había propuesto dedicar, a su retorno a la India, todas sus fuerzas a una campaña a favor de los "intocables". Desde la cárcel escribió al ministro para la India, Sir Samuel Hoare, y le advirtió que lo que había dicho en Londres no era mera retórica; y cuando el Gobierno Inglés dio a conocer, el 17 de agosto, su decisión de aceptar la recomendación relativa a los electorados separados, Gandhi comunicó directamente al Primer Ministro MacDonald su intención de dejarse morir de hambre si no se anulaba la decisión en lo concerniente a los "intocables". Habiendo resultado infructuoso el cambio de cartas entre ellos, el 2 de septiembre Gandhi comenzó a rechazar el alimento. Después de cuatro días durante los cuales permaneció extendido bajo un árbol del patio de la prisión, su estado físico comenzó a empeorar. Los miembros de las diversas comunidades minoritarías se reunieron a toda prisa en Poona, donde llegaron a un acuerdo que reservaba a los "intocables" un cierto número de bancas por diez años, pero abolía los electorados separados. Gandhi aprobó el acuerdo e interrumpió el ayuno. Poco tiempo después, el 8 de mayo de 1933, habiendo amenazado con un nuevo ayuno de 12 días si no se revocaba la prohibición para los "intocables" de entrar a los templos hindúes, las autoridades británicas lo pusieron en libertad.

También está vez, al salir de la cárcel Gandhi se apartó de la vida política, después de confiar al joven y ya predilecto Jawaharlal Nehru la conducción del Congreso. Emprendió un largo viaje a pie a través de la campaña india para predicar la abolición de la intocabilidad. En 1935 dedicó todos sus esfuerzos a socorrer a las víctimas del espantoso terremoto de Patna. En 1936 organizó en Faspur una exposición de la industria artesanal, para favorecer su renacimiento, que siempre consideró esencial para el saneamiento económico de la India.

[Los Motines de la Sal] [Listado] [La última Lucha]


[Compartir en Facebook]

[Enlace Permanente]

© ® 2000-2017 EfeméridesVenezolanas.com
Enero || Febrero || Marzo || Abril || Mayo || Junio || Julio || Agosto || Septiembre || Octubre || Noviembre || Diciembre
Inicio || Documentos || Biografias || Noticias || Buscador || Contacto