Efemérides Venezolanas
Efemérides Venezolanas
Lunes, 27 de Marzo de 2017
Wolfgang Wagner Webmaster
[P u b l i c i d a d]
Documentos 24 entradas
Biografías 7 entradas
Noticias  
Contacto  
Buscador  
2012 7 entradas
1986 3 entradas
1759 1 entradas
1908 4 entradas
1906 1 entradas
1812 5 entradas
[Ver todas las entradas]

CarloMagno: Moralización del Intercambio

   

Pero monedas, pesas y medidas, todo responde, no a las exigencias de un programa de economía, sino más bien a las exigencias de la moral cristiana. Esta moral y sus pretensiones hacen tomar a Carlomagno, con todo rigor, medidas contra el préstamo a interés, como indica con insistencia y precisión en los capitulares de los años 789, 806 y 809: "Se debe considerar como usura la acción de recibir más de lo que se ha dado..."

"Aquel que presta cualquier cosa tiene una ganancia y esta ganancia es justa, si no reclama más de lo que ha prestado", reclamo oportuno en un año de carestía. Otra vez llega a proclamar: "Nosotros deseamos que ninguno exija más intereses en ningún caso. Quien lo haga deberá pagar la multa debida por la violación del bando."

En una época en que no existía gran comercio, ni una actividad industrial sostenida con aportes de capital, donde los únicos préstamos conocidos eran los de consumo -concedidos con tasas excesivas-, los pobres eran las verdaderas víctimas. En el mismo aspecto y con el mismo espíritu de moral y caridad, Carlomagno se dedicó a la estabilización de los artículos fijando el nivel máximo para aquellos de primera necesidad -alimenticios especialmente- vendidos en los mercados locales. Éstos, regulados por mercuriales **, eran numerosos, no sólo en las ciudades, sino incluso en las aldeas y hasta en los dominios se vendían productos locales y aun mercancías provenientes de regiones lejanas. Para estas últimas, las tasas del transporte, peajes, impuestos, derechos de aduana, eran particularmente gravosos bajo los merovingios.

Carlomagno modera la fiscalización de los agentes que explotaban los vendedores y reglamenta la recaudación de derechos.

En otro capitular se percibe la preocupación por las transacciones dudosas, al exigir testimonios de la estipulación de los contratos o prohibir algunas operaciones por la noche y hacer obligatoria la publicidad de las adquisiciones. Reglamentó el comercio de los esclavos -que no era prohibido por la Iglesia- acordó mayor consideración hacia los seres humanos, al pretender la presencia del obispo local o de su representante en las transacciones, y prohibió las ventas fuera de las fronteras. Carlos, lo hemos visto ya, no pensaba reformar la organización social; se contentó con moralizar la economía y con transcribir en órdenes precisas las enseñanzas de sus consejeros eclesiásticos. No es necesario deducir de esto que le haya faltado visión y que haya cerrado las puertas al posible desarrollo de la economía.

Teniendo más bien en cuenta las dimensiones tan vastas del Imperio a raíz de las conquistas, nos encontramos frente a un continente -la Europa cristiana-occidental- que no abandona su interés por los asuntos mediterráneos, como lo testimonian las medidas tomadas contra la piratería mora. Los mercados orientales no están cerrados; son bien conocidas las relaciones amistosas entre Carlomagno y Harun al Rashid. La persistencia de las relaciones económicas con el Oriente es un hecho y lo demuestra el comercio de las especies, de los tejidos de seda, de los trabajos carolingios en marfil; si bien es verdad que Carlomagno, preocupado por la vigilancia de sus fronteras orientales, fue reticente en mantener relaciones con el mundo musulmán.

A pesar de que en cierto momento tuvo la intención de reconstruir una flota mediterránea, Carlos siempre prefirió las comunicaciones terrestres y encontró más seguros los itinerarios alpinos que las rutas marítimas. Empero, fue realista; envió embajadores a Córdoba, como a Bagdad, se interesó por las relaciones comerciales de sus estados con la Gran Bretaña; creyó que su presencia era útil en todas partes y se puede hablar de un verdadero saneamiento económico para agregar a su activo. Tal saneamiento fracasó en parte, pero ¿se le puede culpar por un futuro que se configura bajo el signo de las invasiones normandas y húngaras y además de la anarquía feudal? No podemos negar que en el fondo de todas sus preocupaciones y de todas sus medidas hay un ordenamiento sobre la base de la moral cristiana, en el cual los asuntos militares no están ausentes y en el que la economía excluye intencionalmente el mercantilismo. Experiencia original, por ser realizada en un vasto imperio que en parte podía bastarse a sí mismo y porque, además, rechazó la noción de lucro. Queda aún por hacer notar que se poseía una economía pobre en recursos y esencialmente agrícola.

 

** Listas de precios registrados oficialmente.

[La Moneda] [Listado] [Los Grandes Dominios]


[Compartir en Facebook]

[Enlace Permanente]

© ® 2000-2017 EfeméridesVenezolanas.com
Enero || Febrero || Marzo || Abril || Mayo || Junio || Julio || Agosto || Septiembre || Octubre || Noviembre || Diciembre
Inicio || Documentos || Biografias || Noticias || Buscador || Contacto